RSS

Archivos diarios: 19 marzo, 2011

¿Por qué debemos escribir bien?

Se impone que la especie humana esté preparada para escribir bien y poder establecer así una buena y precisa comunicación escrita, desprovista de ambigüedades. Todo ello -complementado además- con una escritura clara y elegante, cuando se trata de una comunidad de tecnólogos (gente que trabaja con la tecnología) que desea comunicarse en sus ambientes de trabajo.

No podría ser de otra manera, ya que es el medio de intercomunicación por excelencia, en Internet. Y será así hasta que llegue a resultar práctica la videoconferencia, que permitirá que se celebren hasta exámenes orales en vivo.

Parece ser un asunto trivial ¿no es así?, sin embargo en nuestra vida diaria estamos obligados a comunicarnos a través de textos escritos, hoy como nunca antes lo habríamos hecho.

Piensa solamente en cómo podrían ser nuestras comunicaciones personales si escribiésemos mal. Es obvio que nuestras comunicaciones serían, en igual medida, malas. Entendemos como una comunicación mala a aquélla plagada de malos entendidos, incomprensibles expresiones idiomáticas, textos desprolijos y herrores de escitura de todo tifo.

Veamos el ejemplo de un caso extremo. Imaginen una comunicación de un japonés con un español, donde ninguna de estas personas conoce el idioma de la otra. Esta comunicación sería directamente un desastre, tanto oral como escrita.

En el caso en que ambas personas sean hispanohablantes, pero una de nacionalidad española y la otra peruana. Lo que ocurrirá aquí es que los idiomas españoles regionales (expresiones idiomáticas) serán capaces de imposibilitar una simple comunicación, incluso hasta en un mismo idioma humano.

Vamos con otro ejemplo, supongamos que se quieren comunicar dos jóvenes que usan los SMS (cortos mensaje por escrito) a través de sus celulares; uno venezolano y otro argentino. Los dialectos SMS empleados por uno y por otro seguramente diferirán al extremo de no poder entenderse. Aún así deben saber ustedes que no estoy en contra de estos dialectos de escritura breve, al punto de haber participado personalmente en el Proyecto LETRA ((Proyecto de Lecto Escritura Taquigráfica Reducida y Abreviada. El proyecto está montado en páginas wiki y acepta la suscripción de nuevos participantes. Suscríbete y participa.)). Este proyecto justamente propone la creación de un dialecto único de escritura breve, como el nombrado.

Yo creo que los ejemplos presentados son más que suficientes para entender la necesidad de escribir ¡siempre bien!, sobre todo para establecer comunicaciones efectivas a través de Internet, tal nuestra necesidad actual.

Pero el problema es mucho más profundo que lo que muchos nos imaginamos. En los ejemplos anteriores solo habíamos hecho referencia a la comunicación “vulgar” (por llamarla de alguna forma), entre dos personas que hablan un mismo idioma. El problema será realmente serio si dos personas cultas desean comunicarse en términos más profundos que los que aplica la gente común; al verse en la necesidad del manejo de una elevada semántica, derivada de su también elevada cultura.

Por ejemplo la comunicación de dos científicos, o de la comunicación simple y sencilla de un educador y su educando. Aquí, es obvio que deben extremarse los cuidados para escribir bien en Internet y evitar las interpretaciones equívocas y otros inconvenientes.

La gente que se empecina en no poner cuidado en su forma de escribir se contenta con decir: “¿Acaso no es suficiente que me entiendas?, ¿para qué quieres que escriba bien?”. Se trata de una pregunta, cuando menos ingenua y que sería dudoso que la expresara un científico o un docente. Sin embargo les confieso que tuve que escucharla. Esta idea podría ser aceptable en un ambiente reducido cotidiano personal, pero nunca en un entorno amplio y casi universal como el de Internet.

Por todo lo dicho y buceándo más profundamente en el tema, hablar de escribir bien nos lleva a comprender que debemos esforzarnos en cuidar:

  • La ortografía,
  • la ortología,
  • la sintaxis,
  • la semántica,
  • la redacción,
  • la presentación y
  • la integridad documental.

Claro que llegar a cumplir con todas estas exigencias es casi una misión imposible para la mayoría de nosotros. Llegar a este nivel de capacidad de escribir bien, solo puede ser alcanzado por escritores de la talla de Jorge Luis Borges. Es justamente para mí, el único escritor capaz de hacer realidad aquéllo de “escribir poco y decir mucho”. Pero, me pregunto: ¿Habrá alguna manera de llegar a escribir bien a un nivel óptimo?, en síntesis ¿algo que nosotros podamos alcanzar?

Es verdad, sí es verdad; pero déjame decirte algo: no necesitamos llegar a semejante nivel de perfección para establecer una comunicación altamente efectiva con nuestros interlectores. Yendo en ése sentido, te propongo un ejercicio sencillo, al que no podrás negarte:

  1. Escribe siempre en un procesador de textos como Word que tenga habilitada la corrección ortográfica y semántica. Tendremos así un incansable profesor a nuestro lado, todo el tiempo.
  2. Escribe en castellano castizo o puro. De esta manera todo el mundo va a entender lo que digas por escrito. No tienes que usar expresiones regionales.
  3. Aprende reglas ortográficas simples. Si Word no te alcanza para solucionar las dudas sobre ortografía, sintaxis, semántica o sinonimia; podemos consultar un sitio como http://reglasdeortografia.com.
  4. Cuando se te presente una duda seria sobre gramática en general, puedes consultar el Diccionario de la RAE http://rae.es, donde incluso p
    uedes formular consultas privadas en línea.
  5. Aprende reglas ortológicas simples. Esto es una gran verdad, aunque ninguno de nosotros haya escuchado hablar de la ortología. Un texto que esté bien escrito (con buena redacción, sin errores ortográficos ni ortológicos) será muy fácil de leer y entender, tanto en modo silencioso visual, como en voz alta. Y eso, puede sospecharse que se trata de un texto bien escrito.
  6. Aprendé reglas sintácticas simples: por ejemplo, escribir solo tres puntos suspensivos inmediatamente a continuación de la palabra final; no usar letras mayúsculas para enfatizar palabras, sino negrita, cursiva, subrayado y tachado; escribir los signos de puntuación inmediatamente a continuación de la palabra seguido de un espacio.
  7. Consulta la lista anterior para completar las otras capacidades que debes aprender y entrenar para escribir bien.
  8. Querrás decirme ¡basta ya!, ¿dónde puedo consultar un documento corto que nos hable de todas esas capacidades que debemos conocer para escribir bien? Afortunadamente las respuesta a esta pregunta viene simple: consultar el documento Los siete criterios de calidad de un texto ((Con licencia Creative Commons para Argentina.)), escrito por quien está ahora tecleando estas palabras.

Practica estas sugerencias de modo progresivo y año tras año verás cómo tu sueño de escribir bien, se hace realidad, con cada nuevo día. Los docentes, científicos, escritores y personas cultas, ya lo han hecho; ¿qué estás esperando vos?

Si no te resulta suficiente este documento y deseas aprender a escribir más y mejor, explícamelo en detalle enviándome un email a luarev@gmail.com. Si no te preocupa que sea pública, puedes escribir tu consulta en la forma de un comentario hecho a esta entrada; a continuación…

Los siete criterios de calidad de un texto
http://d1.scribdassets.com/ScribdViewer.swf?document_id=15550909&access_key=key-26k8y1qb7pyrnst8goja&page=1&viewMode=list

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 19 marzo, 2011 en Sin categoría