RSS

El email

01. ¿Qué es el Correo Electrónico?

El correo electrónico es el recurso más importante, presente en todos los ambientes telemáticos de comunicación asincrónica (no interactiva inmediata, no en vivo). Constituye, quizá, el más importante paradigma de la Red Internet. Es tan importante, que fue creado técnicamente (por el norteamericano Ray Tomlinson) muchísimo antes que las propias redes de computadoras de área amplia. Vio la luz incluso antes que la red ARPANET, predecesora de la gran Internet, e impulsada -esta última- por la creación de la WWW en la década del los 60’s.

Consiste en el envío electrónico de mensajes a través de computadoras conectadas a la red global Internet.

 

02. ¿Cuál es el origen del correo electrónico?

Copyright eresMas, S.A.
40 años para el correo electrónico

Entre septiembre y octubre de 1971, el ingeniero estadounidense Ray Tomlinson envió por primera vez en la historia un correo electrónico. Algo así como un mensaje electrónico. Hoy es una herramienta de oficina imprescindible.

Tomlinson no recuerda el contenido de aquel mail ni quién fue el receptor, sólo que “estaba todo en mayúsculas”. En sus inicios, el correo electrónico únicamente poseía 200 líneas de código. La inspiración le vino de dos programas de computadora: uno para permitir transferencias de archivos, y otro de mensajes.

Como todos los grandes inventos, el mail nació con errores que han sido solucionados a lo largo de su historia. El primer programa de mensajes permitía al usuario enviar un comunicado al buzón de un colega siempre que el buzón estuviera situado en la misma computadora del remitente. La solución aplicada por Tomlinson, fue crear buzones personales remotos que podían enviar y recibir mensajes a través de una red de computadoras.

Este ingeniero también creó uno de los símbolos que más ha marcado la era tecnológica, la arroba, el símbolo que aseguraba que el mail fuera enviado a un recipiente determinado.

El producto resultante era una combinación de software ya existente que permitía a los usuarios mandarse mensajes entre dos computadoras diferentes enlazadas por la red ARPA (red progenitora de la actual Internet de carácter militar).

 

03. ¿De dónde proviene ese símbolo “@” que se usa en el correo electrónico?

©NoticiasINTERCOM
La @ cumple 500 años, o más

Mercaderes italianos del XVI utilizaron este símbolo como unidad de medida

por José Mª Andrés
josepmaria@noticias.com

@ Giorgio Stabile, un profesor de la Universidad de Roma, encontró en un diccionario español-latín del año 1492, que la palabra arroba se traduce en ánfora. Ha descubierto el uso de este signo en cartas de mercaderes venecianos, datadas en comienzos del siglo XVI. La noticia ha sido publicada por el diario italiano “La Republica” y se muestran fotografías que corroboran la información. La @ era el símbolo de una unidad de medida de volumen de la época: la ánfora. La arroba tenía un peso equivalente a 11,502 Kg y su nombre proviene de ar-rub (la cuarta parte, en árabe), y correspondía a la cuarta parte de otra medida llamada quintal de aproximadamente unos 50 kg; es decir la medida a que una ánfora del siglo XVI. Posteriormente fue adoptada por la simbología británica y acogió el significado “al precio de”. Hasta el momento, los documentos venecianos son la prueba más antigua de la existencia de la @, pero no se descarta encontrar escritos previos a esta época donde pueda aparecer también.

Stabile, profesor de Historia, de la “Universidad La Sapienza” de Roma, descubrió un documento original de 1536, en donde se empleaba la @. Hasta ahora, es la prueba más antigua del uso de este curioso símbolo que representaba la abreviación de ánfora, unidad de peso que utilizaban los mercaderes venecianos.

Durante el Renacimiento este signo solía aparecer en los libros de aritmética contable como enlace entre las unidades de mercancía y el precio que se pagaba por ellas, por ser la abreviación de la preposición latina ad (a, hacia, en) realizada por los copista de la Edad Media, en un intento de aligerar su tedioso trabajo.

En la España del 1800 se confundió el signo con una medida de peso de uso frecuente: la arroba, debido a que aparecían, con frecuencia juntos, el peso y el signo en los estadillos de mercaderías.

Ya en este siglo, Ray Tomlinson, el ingeniero estadounidense que inventó el sistema de mensajería electrónica Arpanet (antes de Internet) aprovechó este símbolo (de uso extendido en gran parte de Europa, especialmente en Inglaterra) para su sistema. Y en los inicios de Arpanet se recuperó el signo para oficiar de enlace natural entre el nombre del usuario y su localización.

La transición, de ser una tecla más en las máquinas de escribir, a su uso en las direcciones de correo electrónico, se debe a él, uno de los padres de Internet; cuando en los años setenta creó el primer correo electrónico utilizando la @, como separador entre el nombre y el dominio. Al parecer, la elección se debió a que era uno de los caracteres menos utilizados del teclado, y por lo tanto, menos propenso a ambigüedades. La arroba @ es el símbolo que se incluye en todas las direcciones electrónicas de correo. En inglés se le conoce como at que corresponde a uno de los significados de esa palabra: en (nombre@dominio.com; o sea tu nombre “en” el dominio tal) y en italiano se le denomina de acuerdo a su forma: chiocciola (caracol).

Actualmente, la ánfora de los venecianos, la arroba de nosotros, el ad del latín y el at de los anglosajones, nos invita a navegar por internet. De enlace de las diferentes direcciones electrónicas del mundo pasó a ser uno de los símbolos más utilizados en el espacio virtual, esta vez no por los arriesgados mercaderes, sino por la comunicación instantánea a distancia y del -por entonces- novedoso comercio electrónico.

Pero, aunque esta historia del @ se puede contar en España y Sudamérica, no ocurre lo mismo en otros países, en los que este signo se conoce con muy diversos significados; con nombres que tienen su origen en una interpretación, más o menos imaginativa, debida a la forma del signo.

 

04. Pero, concretamente ¿qué significa la @?

Su nombre es arroba y significa “at” en inglés, o sea, “en”. Se usa siempre después del nombre del propietario de una dirección de correo electrónico (e-mail) y antes de la denominación del “sitio”, o dominio; generalmente un proveedor de acceso y/o de contenido en Internet. Si una persona que se llama Juan Pérez, tiene un correo electrónico en Internet y el proveedor de acceso es Yahoo, la dirección de correo electrónico puede ser, por ejemplo: jperez@yahoo.com

Para ver más detalles sobre arroba, consultar el punto 03.


05. ¿Alguien puede descubrir mi contraseña aunque la esconda?

Se puede. Principalmente por el método de la tentativa y de error. Por lo tanto, debes evitar contraseñas “lógicas” y fáciles de deducir, como la de la repetición de tu nombre, el nombre de tu pareja, fecha de nacimiento, iniciales, dos palabras juntas etc. Hay que escribir contraseñas ilógicas, mezclar letras con números y cambiarla periódicamente.


06. ¿Es verdad que existen ciertas reglas de comportamiento, algo así como “reglas de etiqueta” para interactuar con los recursos de Internet?

Antes, las buenas costumbres en las cartas tradicionales, a comparación de los correos electrónicos eran: escribir a máquina o computadora (dependiendo de la formalidad de la carta, ya que en ocasiones es mejor de puño y letra de la persona, es más personal y si se tiene una letra clara y bonita, más elegante) y a doble espacio en hojas blancas tamaño carta. Y sólo de un lado del papel. Si no tiene máquina de escribir o computadora, escribir con tinta negra muy claramente, cuidando no unir mucho las palabras con las líneas.

Lo que no ha cambiado en cuanto a buenas costumbres es (aunque regularmente no lo hacemos) que se hace extensivo a la redacción de un e-mail, es indicar:

  1. El lugar y la fecha.

  2. El o los nombres a quien se dirige correctamente y con claridad, anteponiéndole un adjetivo de trato o estimación y, si tiene algún título de profesión: Dr. Lic. Ing., etc.; sino, Sr. Sra. o Srta., inmediatamente debajo la palabra: “PRESENTE”.

  3. Un saludo breve.

  4. Cuerpo del mensaje. Se debe expresar todo lo que se quiere decir con toda la claridad y precisión posibles. Asegúrate de que el sentido que quieres transmitir esté claro. Usar palabras simples siempre que sea posible. Escribí con palabras, oraciones y párrafos cortos, para hacer la lectura breve y más fácil. Evitar la escritura sintética “tarzanezca”, o tipo “telegrama”.

  5. Una despedida.

  6. Una firma.

Es importante que nuestro documento esté escrito con ortografía, procurar coherencia en lo que se está expresando y evitar errores de sintaxis.

 

07. El correo electrónico visto desde la lengua española

Una de las utilidades básicas de la Internet es el correo electrónico, un sistema de correspondencia a través del computador y la línea telefónica. El mensaje es texto plano que circula por la línea telefónica, se ve en la pantalla del ordenador, y llega a su destinatario en pocos minutos.

El correo electrónico es mucho más rápido que el correo normal, y de ahí que el sistema tradicional de correspondencia sea conocido entre los internautas como el correo caracol (por su lentitud). Pero la ventaja del correo electrónico no es solo la rapidez, pues un fax también llega a su destinatario en pocos segundos. Hay otros factores que han contribuido a convertir este nuevo sistema de “carteo” en una herramienta indispensable e insustituible para los investigadores.

Por un lado, el texto que se recibe se encuentra ya en soporte informático, lo cual significa que se puede guardar en un disco, imprimir, copiar o manipular. Esto parecería innecesario si habláramos de una simple carta en papel, pero resulta muy útil cuando se trata, por ejemplo, de un artículo que deba ser publicado en una revista. Antes, si se enviaba ese articulo por fax, alguien debía mecanografiarlo de nuevo, con el consiguiente trabajo adicional y el riesgo de errores que suponía este procedimiento. La otra solución era enviar un disco por correo, pero esto representaba también un retraso. Con el correo electrónico, uno escribe el artículo en su ordenador y, tal como lo ve en la pantalla, podrán verlo enseguida en cualquier rincón del mundo. Y no hay límite de tamaño: a través del correo electrónico es posible enviar desde un artículo hasta una tesis doctoral.

Otra ventaja se refiere al espacio. Muchas personas no disponen de un amplio lugar de trabajo, por lo que agradecen inmensamente la comodidad de que un solo aparato sirva para todo: la pantalla del ordenador se convierte en procesador de textos, fax o buzón simultáneamente.

El correo electrónico no solo ofrece ventajas para el investigador, sino que también el estudiante puede aprovecharlo para aprender. Por ejemplo, en la enseñanza de segundas lenguas cada vez se promueve más la correspondencia entre estudiantes de diferentes países. Muy pocos estudiantes tienen los recursos necesarios para viajar al país de la lengua que estudian, pero, si su escuela o su universidad dispone de conexión vía internet, el aprendiz de español como lengua extranjera puede tener en Hispanoamérica o en España un amigo con quien escribirse e intercambiar opiniones. De este modo, el correo electrónico representa un apoyo importante en la didáctica de lenguas y se convierte en una fuente viva de información lingüística y cultura!. Existen ya numerosas escuelas interesadas en que sus estudiantes mantengan este tipo de correspondencia, se pueden incluso consultar bases de datos de personas y centros, clasificados según los ternas de los que desean tratar en sus cartas. En estos listados se encuentran, por ejemplo, direcciones con un único requisito: que la correspondencia se realice íntegramente en español. De este modo, el estudiante ejercita la expresión escrita de un modo diferente, al tiempo que abre su mentalidad a un mundo también diferente.

La sociedad moderna, que arrastra a un ritmo de vida acelerado, ha hecho que la correspondencia sea sustituida progresivamente por la conversación telefónica, ya que la prisa con la que se vive, determina que las noticias pierdan actualidad en cuestión de horas. Además, el teléfono no sólo es más rápido sino que también resulta más vivo. De todos modos, si bien es cierto que el teléfono permite oír la voz, los silencios, la respiración de la otra persona -en definitiva, sentirla presente, viva-, también es verdad que al perder la costumbre de escribir cartas se pierde a la vez el placer de releerlas.

Y en lo que se refiere a la rapidez, el teléfono no es mas rápido que e! correo… electrónico. Una carta enviada por correo electrónico llega casi inmediatamente a su destinatario, quien puede leerla en la pantalla de su ordenador, archivarla, imprimirla o enviarla automáticamente a otra persona. Hay quien dice que este tipo de correspondencia conlleva necesariamente un descuido en el estilo de la lengua escrita. En nuestra opinión, sería como decir que la imprenta acabó con la calidad literaria de los textos manuscritos. Si se desea cuidar el estilo, lo mismo vale una pluma que un teclado. Si es cierto que cada vez se desatiende más la lengua escrita, probablemente sea debido a que cada vez se escribe menos y, desde este punto de vista cabe considerar que: aunque la carta manuscrita, como el teléfono, siempre resultará más viva, quizá el correo electrónico contribuirá a la recuperación de la relación epistolar.

El principal inconveniente que presenta el correo electrónico para la lengua española son las tildes y la ñ . El universo de la Internet fue ideado en inglés, de modo que no se contó, en un principio, con la presencia de los caracteres inexistentes en esta lengua como, por ejemplo, /, ¿, <,•, ñ, o las tildes. De todos ellos, las señales de apertura de exclamación o interrogación, la ñ o el acento gráfico son los que afectan directamente al español, y en especial los dos últimos. Actualmente ya hay programas gestores de correo que admiten y reconocen las tildes y las eñes, aunque no todos los usuarios los utilizan. Por lo tanto, y sobre todo si la correspondencia no va dirigida a una persona que trabaje en España, todavía es conveniente evitar las tildes y la “eñe”, pues si el programa que utiliza el receptor no es capaz de reconocerlos, nuestro mensaje aparecerá en su pantalla repleto de extraños símbolos.

Otra solución es enviar el texto en forma de atachment, (archivo adjunto), es decir, como un archivo anexo que se incluye en un mensaje de correo electrónico. De este modo, el texto se envía con el formato del procesador de textos utilizado para escribirlo, sin necesidad de que el programa de correo electrónico lo lea y, por lo tanto, sin necesidad de que tenga que reconocer las eñes o los acentos. Cuando el destinatario trate de leer el texto enviado, se activará en su computadora el procesador correspondiente que reconstruirá el formato original del documento anexo.

Fragmentos de: Mar Cruz Piñol – http://elies.rediris.es/elies1/23.htm“Un foro de debate en la Internet sobre la lengua española” – 17/06/2001

 

08. Uso del correo electrónico, recomendaciones para alumnos

  • Debes revisar tu correo electrónico al menos dos veces por semana y mantener contacto permanente con tus profesores.Esto evitará que Google de de baja tu dirección de correo.

  • Cada asignatura tiene su propio ambiente de trabajo provisto de todos los recursos telemáticos comunes al resto de los espacios. Están diseñados para un uso inmediato, no bien se ingresa a ellos.

  • Debes evitar que se sature (o desborde) tu cuenta de correo personal, para que los mensajes no sean rechazados; la dirección con el formato apellidonombre@dominio.com debes usarla exclusivamente para nuestros cursos. Este formato está pensado para permitir una identificación simple, inequívoca e inmediata de los actores que intervienen en las comunicaciones.

  • Acusa recibo al profesor de los mensajes; es la forma de pasar lista y conocer que estás enterado de las actividades.

  • Recordá que en los horarios de consulta y asesoría puedes llamar al profesor en los teléfonos habilitados, o comunicarte directamente por el chat (mucho más económico) con el objetivo de aclarar dudas.

  • Los cronogramas de actividades tienen el objetivo de que el grupo lleve el mismo ritmo y que se organice para concluir el programa, es necesario que haga un esfuerzo para respetarlo.

  • ¡Por lo que ya puedes empezar a trabajar!

  • Si tienes algún problema de comunicación con tus profesores, debes informarlo de inmediato a la coordinación académica, por el medio que te resulte más a tu alcance.

 

09. ¿Cómo sé si el correo que recibo viene de alguien confiable?

Si no conoces a la persona, debes verificar siempre la dirección de correo electrónico. Los mensajes, cuando se reciben, traen siempre consigo (entre muchos otros datos): el nombre y la dirección de e-mail del remitente y destinatario, fecha y hora de emisión (la fecha y la hora será siempre la que está marcada en la computadora del remitente). Igualmente, la información del remitente puede ser falsa.


10. ¿Puedo dar mi dirección de correo electrónico a cualquier persona?

Puedes hacerlo sin ninguna restricción técnica, pero debes tener en cuenta que la dirección suscrita con el formato apellidonombre@dominio.ext, dentro de lo posible, debe ser reservada para su uso exclusivo en los ambientes educativos de nuestro sitio. Este formato tiene la virtud de permitir una inmediata identificación inequívoca, biunívoca y directa de la persona que interactúa en nuestros ambientes, lo que asegura un mínimo de responsabilidad del actor. Es conveniente la aplicación de un e-mail más enmascarado, en otros ambientes reservado a un uso más privado y personal.


11. ¿Qué ocurre si olvido mi contraseña?

Debes comunicarte de inmediato con el proveedor de tu servicio de correo. En sus páginas encontrarás la manera de recuperarla, y cada proveedor crea y tiene la suya. No es recomendable tener una libretita con las contraseñas escritas, ya que si la pierdes, te encontrarás ante un verdadero problema que te obligará a cambiar la contraseña de todos tus ambientes, de inmediato.


12. ¿Cómo tiene que ser mi contraseña?

El campo de la contraseña, en la mayoría de los buenos proveedores de email, es case sensitive; esto es, que posee sensibilidad a la escritura de mayúsculas y minúsculas. Si decides ingresar una contraseña con mayúsculas y minúsculas, deberás ingresarla de la misma manera, cada vez que hagas tu ingreso (las mayúsculas escribirlas como mayúsculas y las minúsculas como tales). Normalmente debe tener entre 6 y 40 caracteres. Puedes combinar letras y/o números solamente. No puedes, ni debes -normalmente- utilizar caracteres especiales (raros, prohibidos), por ejemplo: “*”, o “;”, o “:”, o “#”, etc.

Pretejé tu contraseña

No escribas tu contraseña, solo memorízala. Es importante que no la dejes escrita en ningún lugar, ni la guardes en un archivo de texto. Utilizá contraseñas no relacionadas a otros sistemas, y evitá que sea la misma que utilizas para otros servicios. No le entregues ni compartas tu contraseña con nadie, menos aún, a ninguna persona que se haga pasar pasar por personal de soporte técnico o similares; a no ser que estés seguro de su autenticidad. No dejes que nadie mire el teclado mientras ingresas tu contraseña, ni la utilices en computadoras que no sea la tuya. Para finalizar, utilizá la contraseña por tiempo limitado, y adquirí la costumbre de modificarla periódicamente.

Elegí una contraseña difícil de adivinar

Nuestro sistema intentará evitar automáticamente que utilices una contraseña débil o fácil de adivinar, pero esto no la hará indescifrable. No utilices palabras que encontrarías en algún un diccionario. No utilices nombres, como ser el de tu esposa, padres, hijos, mascotas o lugares geográficos;) ni tampoco variaciones de tu nombre de usuario. No utilices tampoco información personal de fácil acceso, como ser tu código postal o tu número de teléfono, como tampoco tu fecha de nacimiento, o cualquiera de estos datos modificados por un patrón simple; como ser un número o letra agregado al principio o al final.

En vez de esto, utilizá una mezcla de letras mayúsculas y minúsculas, con números mezclados. Usá contraseñas de no menos de 8 caracteres y que los caracteres numéricos no aparezcan ni al principio ni al final.

 

13. ¿Cómo defenderse del spam?


Trucos y software gratis para que la casilla no explote de correo no deseado

por Ricardo Sametband
Suplemento de La Nación

En cualquier casilla de e-mail del mundo, el correo no deseado puede llegar a niveles inaguantables.

Parece un castigo: una catarata de mensajes de desconocidos con los más variados y exóticos contenidos: ofertas comerciales, propuestas indecentes, pedidos de ayuda económica de mandatarios ignotos, recetas milagrosas para hacer dieta, combatir la calvicie o ganar millones de pesos en un instante.

Y no parece que vaya a desaparecer: según la consultora IDC, en 2002 se enviaron 31.000 millones de mensajes en todo el mundo y se espera que ese número crezca a 61.000 millones en 2006, de los cuales algo menos de la mitad será spam. AOL, el ISP más grande del mundo, anunció hace un mes que actualmente bloquea 780 millones de mensajes spam por día.

La buena noticia, sin embargo, es que en los últimos años han aparecido varias herramientas para los usuarios y los proveedores del servicio de mensajería que apuntan a superar esta situación. En esta edición le ofrecemos varias opciones gratis para frenar la avalancha de correo electrónico no deseado.

Antes de comenzar a desglosar los métodos para evitar que nuestra casilla de correo se sature de spam hay que tener algo en cuenta: no hay una receta perfecta, ya sea porque tal programa deja un resquicio por donde pueden entrar los mensajes indeseados, o porque bloquea absolutamente todo e impide la llegada de e-mail legítimo. Lo mejor es combinar varias técnicas, para aprovechar la fortaleza de unas y apuntalar la debilidad de otras. Antes de instalar un programa o jugar con las reglas para el correo entrante del Outlook Express es bueno tener en cuenta algunos consejos generales.

Lo que más nos choca cuando llega un mensaje basura a nuestra casilla es que lo hace sin autorización. ¿Cómo tiene el remitente nuestra dirección, si no se la dimos a nadie? Piense de nuevo. Si alguna vez dejó un mensaje en un grupo de noticias o una lista de discusión, estará allí. Lo mismo sucede con muchos foros. O si se suscribió a un newsletter, llenó un formulario con información personal en sitios de toda laya, completó con datos reales la ventana de configuración del cliente de chat o del mensajero instantáneo (y no ordenó que esa información fuese mantenida en secreto)… Todo es posible.

Tenga en cuenta que con algunos proveedores de mail muy populares (típicamente, Hotmail) quien envía el spam prueba con todas la combinaciones posible de letras (de Carlitos1 a Carlitos2002 ). Con decenas de millones de usuarios, la probabilidad de que esa cuenta exista es bastante alta.

Otro tesoro para los spammers (en rigor, para los que elaboran las bases de datos de cuentas de correo, que no suelen ser la misma persona) son las cadenas de mensajes que se reenvían a decenas de personas, y en las que la lista de direcciones termina siendo más larga que el mensaje original. Aquí no hay mucho que hacer, salvo evitar la propagación de las cadenas.

Se debería tratar a la casilla de correo como si fuera un número de teléfono privado: uno no lo anda divulgando por cualquier lado. Sí, aparece en la guía, pero no es lo mismo. El costo de una llamada no se compara en nada a la posibilidad que tiene cualquier persona, en cualquier punto del planeta, de enviarle un mensaje sin autorización.

Otro consejo: si en el spam se le ofrece una opción para que su dirección de correo se quite de la base de datos del emisor, no lo responda. Es posible que el spammer efectivamente lo borre, pero lo más probable es que no.

Y lo peor de todo es que al responder usted acaba de avisar que esa casilla de correo está activa, y que alguien la lee… Lo mejor que le puede decir a alguien que vive de enviar correo a la mayor cantidad de e-mail posible.

Lo recomendable es tener al menos dos cuentas de correo: una personal, para ser compartida sólo con amigos y conocidos, y otra pública (lo ideal es con un proveedor de mail gratis), para usar en listas de distribución, suscribirse a newsletters, dejar en sitios y demás. Si esta última casilla se vuelve demasiado popular, se la da de baja (basta con abandonarla), se obtiene una nueva, y listo.

Al elegir un proveedor de correo averigüe qué herramientas ofrece para combatir el spam (la mayoría de los ISP locales, pagos y gratis, incluyen algún servicio de este tipo).

 

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: